Atravesando Retos—We did it!

06 Jul 2019

Subimos la Piedra del Peñol localizada en GUATAPÉ, Antioquia en Colombia. ¡Y subimos 700 escaleras en 20 minutos!🌸

Cuando vi esta foto tuve un pensamiento inmediato y fue, ¿cómo hemos llegado a la cima de la montaña en pareja a pesar de nuestros tropiezos? Y mi reflexión de hoy es precisamente sobre este tema. . .  Entendí que, a lo largo de las relaciones, ambas partes tienen expectativas diferentes, crecen a ritmos diferentes y en diferentes direcciones.

Entendí que uno se enamora y desenamora miles de veces de la misma persona y descubrí que lo más significativo en mi crecimiento en pareja han sido dos puntos o ejes centrales:

1. Darme cuenta que, cuando se actúa desde el egoísmo y el apego o el “YO” -no solo hacia tu pareja sino hacia los demás- ese es el veneno más poderoso en cualquier relación.

2. Darme cuenta que mi paz interior es mi responsabilidad ¡y no de nadie más! ¿Qué quiero decir con esto? Que he visto cómo mi esposo ha tenido esa capacidad de amarme, desde su amor poco egoísta, y como yo he aprendido de él.

Me he dejado guiar y llevar. De igual forma, he buscado espacios para cuidar mi mente, crecer y sentirme en paz conmigo misma y con lo que hago,  sin esperar que mi felicidad solo dependa de mi esposo y de lo que él me da. Es una cuestión de amor sin dominar; es una cuestión de dejarte llenar de la bondad y contagiarte de ella.

Uno de los dos debe dar ejemplo en cualquier área del matrimonio y el otro debe tener un corazón noble para dejarse llevar. Esto, traducido en mi lenguaje espiritual, sería como dejarte llevar de la mano de Dios. Porque siempre, en esa subida a la cima, te encontrarás con una resistencia fuerte a no seguir juntos y no lograr continuar en pareja, como lo vivimos al subir esta cima tan preciosa «La piedra del Peñol».

Cuando crees que ya has enfrentado retos grandes, te das cuenta que vendrá una prueba nueva con más fuerza y, si no cultivas tu mente y corazón, fácilmente caerás en lo que no hay, lo que no existe, lo que no puedes controlar y lo mas grave… la desconexión con tu pareja. Entonces, piensa en esos rituales de conexión: el desayunar juntos, el hablar en la noche juntos, el leer el mismo libro, el jugar con tu perro juntos, el salir sin hijos y crear nuevas memorias para la posteridad. Entonces, sentirás que ¡sí se puede alcanzar la cima de la montaña en pareja!

admin